Alquilar impresora negocio

Cómo alquilar una impresora para tu negocio

Alquilar una impresora supone una gran ventaja para los negocios. Adquirir un equipo de primer nivel del que poder disfrutar a través de cómodas cuotas y siempre trabajando con red: mantenimiento y garantía del proveedor aseguradas. En su momento os dimos las claves que debes tener en cuenta a la hora de alquilar una impresora para tu negocio. Hoy profundizamos en el proceso y sus ventajas.

Antes de firmar, tenlo claro

Si has leído ya nuestra entrada del blog, seguro que tienes claro qué tipo de impresora vas a precisar para cubrir tus necesidades con garantías. El tamaño del papel, el modelo (impresora, multifunción), si es color o monocromo, o el coste por copia, elevarán la cuenta a final de mes ostensiblemente, incluso hasta triplicarla. Así que antes de sentarte a firmar el contrato con tu proveedor, ten claro lo que necesitas.

Si tienes dudas, siempre puedes solicitar un servicio de consultoría y soporte previo, algo que la mayoría de empresas del sector ofrecen de manera gratuita, y que te dejará claro qué equipo debes alquilar. Este servicio debe incluir un diagnóstico completo de tu situación actual, así como recomendaciones y propuestas de mejora, incluso de ahorro de costes.

Compromisos en el contrato de alquiler

Lo habitual es que las empresas que se dedican al alquiler de impresoras/multifunción te soliciten una acuerdo por escrito. Aquí, tanto tú como el proveedor adquirís una serie de compromisos. Estos varían según la empresa, tú, como autónomo y empresario debes buscar y exigir que te satisfagan del mejor modo:

  • Flexibilidad: nunca sabes qué puede pasar. Tus necesidades de hoy pueden cambiar en meses o incluso días; no firmes contratos de larga duración que no asuman esta realidad.
  • Servicio técnico: tú solo debes preocuparte de imprimir, el resto, mantenimiento y reparación debe correr de su cuenta… Y sin coste añadido.
  • Instalación: busca empresas que incluyan en sus servicios la instalación, configuración y formación para la mejor utilización del dispositivo.
  • Garantía: tu equipo deben contar con una garantía total. No debes preocuparte por imprevistos o incidencias. Incluso debes contemplar la posibilidad de que incluyan un equipo de sustitución en caso de que tengan que retirar el tuyo para repararlo.
  • Modo de pago: aquí las fórmulas se disparan; financieras, cuotas variadas… Volvemos al punto 1, la flexibilidad es clave. Debes exigir una trato personalizado, conforme a tu situación, realidad y recursos.
  • Fin de contrato: revisa siempre las cláusulas de fin de contrato. Si un buen día decides irte o cambiar de proveedor, lo ideal es que la devolución del equipo solo implique un pequeño gasto de gestión.

Esperamos que esta información te haya resultado de interés. Si estás pensando en alquilar una impresora, en Lagom disponemos de un servicio totalmente personalizado según tus necesidades y modelo de negocio. Solicita un presupuesto gratuito: contáctanos ahora. También puedes escribirnos directamente un email administracion@lagomgroup.es o llamarnos por teléfono: 915 08 32 61.