tóner impresora láser

Cómo ahorrar tóner en una impresora láser

El control de costes de impresión puede ser una de las mejores inversiones para una empresa a medio y largo plazo. Y es que el precio de los cartuchos que utilicemos a lo largo de la vida útil de nuestro equipo de impresión pagará varias veces el coste inicial de éste. Aplicar cada día la serie de trucos para ahorrar tóner en una impresora láser que os compartimos a continuación, desnivelará la balanza del lado del ahorro y la eficiencia sin tener que verse afectada la calidad. ¡Empezamos!

Configura tu equipo

Es posible imprimir más y a la vez estirar la vida de nuestro tóner. La respuesta se halla en la configuración de nuestro equipo. ¿Cómo?

  • Opciones de impresión: el primer paso que debemos dar para ahorrar tóner en una impresora láser es comprobar la configuración que lleva por defecto. Normalmente apunta a imprimir a la mayor calidad, buscando dar el mejor servicio; sinónimo de más consumo de tóner. Debemos buscar las ‘opciones de impresión’ dentro del menú de nuestro equipo y escoger aquella que más se ajuste a nuestras necesidades. Casi todas las impresoras de última generación tienen incorporada esta optimización de gasto.
  • Configurar desde nuestro ordenador: esta acción debemos repetirla desde el mismo ordenador cuando vayamos a imprimir; escogiendo el ‘Modo económico’, incluyendo una resolución más baja. Si bien es cierto que los colores saldrán más apagados, es perfecto para imprimir documentos de consumo interno y además, en caso de necesitar una calidad superior, podemos desactivarlo cuando queramos. Así que recuerda, antes de imprimir, accede a la Vista previa de impresión, y escoge ahorro necesario.
  • Software: el mercado ofrece diferentes opciones de software específicamente diseñados para ayudarnos a ahorrar: agrupando páginas; optimizando el papel y el tóner; o eliminando cualquier elemento que no forme parte del texto artículo. Algunos de los más destacados controladores de impresoras son GreenCloud o CleverPrint.

Otro buen aliado es PrintWhatYouLike. En esta web encontrarás todo lo necesario para eliminar elementos que no necesitas; o definir las áreas que quieras imprimir; muy útil cuando trabajamos, por ejemplo, con páginas web.

De la tipografía a las marcas blancas

Un vez configurado nuestro equipo y aplicado los ajustes necesarios desde nuestro ordenador, toca revisar la tipografía, el color y el tipo de tóner que vamos a utilizar. Todo suma, o mejor dicho, resta en la factura final.

  • Tipografía: está demostrado que según la tipografía que escojamos el ahorro de tóner puede ser mayor o menor. Por ejemplo, en el mercado encontramos la letra ‘Ecofont’, que debido a los espacios que deja dentro de las letras asegura un gasto menor de tinta. Junto a ella, se encuentra la Garamond, como otra de las ‘ahorradoras’; o Ryman Eco, que según los expertos permite hasta un ahorro de hasta el 30% en tinta (puede descargarse gratis).
  • Color: siempre y cuando no sea imprescindible, utilizar el blanco y negro para tus impresiones. Intenta trabajar en escala de grises; es bastante menos que en color y también activa el modo rápido de impresión, es algo que consume menos tinta.
  • Apagar la impresora: es importante apagar la impresora por el botón de encendido. Si lo haces desde el regulador de tensión provocará que cada vez que enciendas la impresora ésta pondrá en marcha su ciclo de limpieza, imprimiendo alguna página o generando un gasto de tinta innecesario.
  • Varias páginas: imprime varias páginas en una sola; conseguirás ahorrar tanto tóner como papel. Apóyate en el programa que utilizas para imprimir y él mismo se encargará de ajustar el tamaño de la letra y todo lo que contenga el documento.
  • Tambor o tóner: en este punto es importante que te apoyes en tu servicio técnico. En muchas ocasiones el mal funcionamiento del cartucho se lo atribuimos al tóner, cuando en algunas ocasiones el cambiar el tambor soluciona el problema y el tóner puede seguir funcionando perfectamente.
  • Marca blanca: es recomendable que tengas en cuenta las marcas blancas o genéricas; su desempeño, calidad y duración son óptimas y puedes tener un ahorro de más del 50% a comparación con un producto original. También puedes optar por kits de relleno.  Estos kits se adquieren con sus instrucciones y herramientas para que rellenar el cartucho de manera fácil y rápida. Cada cartucho de tóner puede ser reciclado hasta tres veces.

Por último, no olvides llevar un historial de consumo y ahorro de tóner para tener claras las causas y razones de los costes ahorrados.

Si quieres saber más sobre cómo alquilar un equipo de impresión o ahorrar dinero optimizando tu impresora, no lo dudes y ponte en contacto con nosotros ahora mismo. En Lagom, un equipo de profesionales estudiará tu caso y te propondrá la mejor solución.