Problemas impresoras

10 problemas comunes de las impresoras y cómo resolverlos (sin el servicio técnico)

El don de la inoportunidad es uno de las cualidades de las que presumen los equipos de impresión. ¿Cuántas veces te ha dejado colgado en el momento más inesperado? Da igual que hablemos de una impresora o una multifuncional, de una reliquia o de un equipo de última generación, el papel atascado, la baja calidad de impresión, o los problemas de conexión con tu ordenador siempre están ahí para martirizarnos. Por suerte, hay alternativas efectivas a la pérdida de nervios o los juramentos en arameo, y sí, además podemos llevarlas a cabo nosotros mismos. Bienvenidos al maravilloso mundo de los 10 problemas más comunes en las impresoras y cómo resolverlos sin el servicio técnico.

1/ Mi equipo no imprime

Traquilidad, hagamos un chequeo rápido. Lo primero que debes hacer es comprobar el estado del cable que conecta con la alimentación de corriente. Si no es problema del cable, comprueba que el botón de encendido no está atascado. Si el equipo está correctamente encendido, es momento de ver si se ha iluminado alguna luz o si aparece algún mensaje de error: comprueba que tienes papel y tinta; verifica que el cable USB está bien conectado al ordenador o que la impresora está conectada a través de una red wifi; prueba a usar un cable USB si utilizas una red wifi, ya que ésta puede ocasionar problemas de conexión; desenchufa y vuelve a enchufar el cable que conecta la impresora a cualquier otro dispositivo o adaptador, y si nada funciona, comprueba que no estás conectado a una conexión VPN.

Este primer test debería solucionar un tanto por ciento alto de tus problemas de impresión. Si persiste, continúa leyendo…

2/ Mensaje de error

Cada mensaje de error de la impresora viene acompañado de un lamento profundo del usuario. Cualquier luz parpadeante nos pone de los nervios si no se trata de la ya archiconocida ‘bajo nivel de tinta’. Por desgracia hay muchos más tipos de alertas y muchas de ellas ellas podemos resolverlas nosotros mismos. La solución la tenemos en el manual del equipo. Todas las respuestas puedes encontrarlas allí: ‘problemas frecuentes’ o ‘indicadores de error’. En caso de no contar con esta guía en papel, siempre puedes visitar la web oficial del fabricante y descargarla en PDF. Con algunos modelos de última generación, tan solo debes seguir las instrucciones que ofrecen en la pantalla para solucionar el error.

3/ El papel se atasca

Sin duda, uno de los problemas más frecuentes. Las causas pueden ir desde un papel colocado incorrectamente en la bandeja; que el papel se haya arrugado, se haya humedecido o sea inadecuado; que la impresora no esté sobre una superficie nivelada o que tenga los rodillos sucios. Lo primero que debes hacer si esto ocurre es no tirar del papel: podemos romperlo y dejar parte dentro o dañar alguno de los componentes internos del equipo. Con esto claro, quita todo el papel del soporte, abre la cubierta y mira en el interior de tu impresora, la respuesta puede estar a simple vista. Ayúdate de una linterna y, con unas pinzas trata de retirar cuidadosamente los restos de papel atascado, si los hubiera. Comprueba si hay más cubiertas en la parte trasera del equipo, si la hay, ábrela y asegúrate de que no queda ni un resto de papel.

Para evitarlo en el futuro, comprueba que los papeles no están curvados o doblados, pon en la bandeja solo el papel que sea necesario, el papel acumula humedad, esto provoca que la impresora pueda tomar más de uno a la vez, provocando el consiguiente atasco. También puedes trabajar con un papel más fino. Por último, limpia con cierta frecuencia los rodillos.

4/ Bloqueo de impresión

En alguna ocasión puedes encontrarte con la situación de una cola de impresión (elementos a la espera de impresión) bloqueada. Normalmente esto se debe a la falta de papel o tinta, que tiene fácil solución, pero también se puede deber a un fallo al tratar de cancelar una impresión, lo normal es que esta acción sea efectiva, pero también puede provocar que el equipo deje de funcionar correctamente. Debemos irnos a la lista de impresión, allí podrás acceder a todos los documentos que tienes en cola; una vez allí, selecciona la tarea/as que deseas anular. Con la cancelación de una o más, acabarás con el atasco.

5/ Mi dispositivo no reconoce la impresora

Si has seguido fielmente las instrucciones del punto 1, esta situación se presentaría en muy escasas ocasiones. Si todavía así te topas con ella, comprueba que tienes la impresora configurada como predeterminada; que es compatible con el SO de tu equipo. También puede ocurrir cuando un puerto con capacidad extendida (ECP) envía datos a una impresora a una velocidad mayor a la que ésta puede manejar. Puedes resolver esta situación fácilmente desde el Panel de Control del Sistema para cargar el controlador de puerto estándar de impresora en lugar del controlador ECP.

6/ Indica que falta tinta pero yo sé que no es así

A veces nuestro equipo puede indicarnos que falta tinta, aunque hayamos cambiado el tóner o cartucho de tinta recientemente. La mayoría de las ocasiones se debe a un cabezal de impresión sucio u obstruido. Siguiendo las instrucciones que encontrarás en el manual, podrás resolverlo con toda solvencia.

También podría ser que tu impresora no reconoce que pones nuevos cartuchos. En este caso, desde los ajustes de tu equipo, deberás reiniciar los niveles de tinta. Acude la guía de tu modelo para ver cómo hacerlo. Retira el cartucho, apaga la impresora, espera unos minutos, vuelve a encenderla y coloca de nuevos los cartuchos.

7/ Errores de impresión

A continuación abordamos los ejemplos más comunes de errores de impresión con los que se topan nuestros usuarios, con sus correspondientes causas y soluciones.

Papel con manchas o rayas: la causa principal suele tener su origen en el tóner o cartucho de impresión. Extrae el cartucho de tóner y colócalo sobre un trapo o papel para comprobar que está en óptimas condiciones y sin pérdidas. Si tuviera algún defecto, debes reclamar al proveedor. Otras razones pueden encontrarse en el papel, que no sea el adecuado; que no hayamos ajustado debidamente la calidad de la impresión, que nuestro tambor tenga que ser reemplazado; el rodillo de fusor o el film están dañados o, simplemente, que nuestro equipo necesita una limpieza. En caso de que observes una desalineación de líneas y/o colores en las impresiones, entra en el panel de control de su ordenador, y desde propiedades de la impresora, localiza en la sección de mantenimientos la opción ‘alineación de cabezales’ o ‘limpieza de cabezales’ y sigue las instrucciones.

Áreas espaciadas irregularmente: si tu impresora láser te devuelve páginas con áreas sin imprimir, seguramente hay una raspadura o defecto en el tambor foto receptor, o una acumulación de tóner sobre el rodillo de fundición. Aquí no nos queda otra que cambiar el cartucho de tóner que contiene el tambor foto receptor y la almohadilla de limpieza del fundidor. De no hacerlo, podríamos tener que reemplazar el montaje del tam­bor o la almohadilla de limpieza del fundidor por separado.

Impresión gris o fondo gris: suele pasar cuando el tambor foto receptor de una impresora láser se gasta, comienza a sostener menos carga, y se adhiere menos tóner al tambor, lo que da como resultado una impresión que es más bien gris que negra. Esto ni supondrá un problema importante si nuestro equipo  es de los que incluyen el tambor como parte del cartucho de tóner, ya que en estos casos el tambor se cambia con frecuencia. Si cambiamos el tambor, recuerda llevar el control de densidad de impresión de vuelta a su posición original, o te encontrarás de nuevo con el mismo error.

Línea negra vertical sólida: si aparece en tus impresiones es signo inequívoco de que el cartucho de tóner de tu impresora láser podría estar casi vacío. Puedes ganar algo de tiempo agitándolo, pero más pronto que tarde te tocará cambiarlo.

Fotos borrosas: la mala calidad del papel o el papel húmedo;el tóner que se está acabando o la densidad de impresión establecida en bajo o en modo económico responden a este problema. Debemos aumentar la densidad de impresión y/o imprimir con papel fotográfico de buena calidad y sin envolver.

Densidad de impresión variable: si alguna área de la página aparecen más oscuras que otras al usar una impresora láser, es probable que el problema se deba a la distribución del tóner sobre el foto receptor. El origen está en una distribución desigual del tóner al agotarse su contenedor. Debes quitar el cartucho de tóner y agitarlo de un lado a otro redistribuye el tóner y hacer que fluya uniformemente. Si consigues resolver temporalmente el problema, no descartes, de cara al futuro, que tu impresora tenga una fuga de luz que provoque que un área del  tambor foto receptor se exponga a más luz ambiental que otras partes. La solución en este caso pasa por alejar tu equipo de una fuente de luz brillante.

Corotrones sucios o dañados: si el corotrón de transferencia (el cual carga el papel) tiene residuos de tóner o fragmentos de papel sobre él, puede aplicar una carga desigual y esto se traducirá en líneas blancas difusas o borrosas que corren en forma vertical sobre las impresiones. Reemplazar el cartucho puede remediar algunos de estos problemas. También podemos limpiar nosotros mismos el corotrón. Para ello no olvides emplear un material libre de pelusa.

8/ La impresora me devuelve una página en blanco tras la impresión

Es posible que el contenido mandado a imprimir contuviese una hoja en blanco, compruebe y vuelva a intentarlo. Puede que sea un simple error con la cantidad de consumible.

9/ El software de la impresora no funciona correctamente

Si el software está ocasionándote problemas, deber reinstalarlo. Primero, desinstálalo desde el panel de control, reinicie el equipo, visite el sitio web del fabricante de la impresora e instale la última versión del software. En muchas ocasiones, a pesar de haber desinstalado el software, puedes seguir imprimir con las opciones de impresión predeterminadas (pero básicas) disponibles en cualquier aplicación que emplees.

10/ No me deja imprimir desde un dispositivo móvil

Un problema cada vez más frecuente. Podamos encontrarlo incluso con equipos que no están habilitados para wifi, es probable que puedas imprimir desde tu dispositivo móvil, si tanto el dispositivo como la impresora están configurados correctamente. Puedes imprimir en una impresora que no sea wifi, pero para ello su red debe contar con un punto de acceso inalámbrico y debes utilizar alguno de los programas que requieren la instalación de una utilidad en una computadora en red. Printopia para MACs,o Presto, que sirve tanto para MACs como Windows, son dos de las más efectivas.

 

Si has llegado hasta aquí y sigues sin encontrar la solución al problema que presenta tu impresora, no lo dudes y contacta con nosotros, en Lagom contamos con el servicio técnico de referencia en Madrid.